Introducción

El tratamiento de un jugador con lesiones serias o patología médica de emergencia requiere una evaluación rápida y el inicio inmediato de los cuidados adecuados de salvamento de vida o de miembros en un entorno seguro. El tiempo es fundamental. Se requiere un enfoque sistemático para asegurar que las lesiones o las consecuencias de la enfermedad sean identificadas y tratadas en el orden correcto.

Este proceso se denomina evaluación inicial y el modelo que sigue se debe utilizar para la evaluación de todas las emergencias:

  • La seguridad del equipo médico y el jugador es vital
  • Examen inicial con
  • resucitación si fuera requerida
  • Reevaluación
  • Examinación secundaria
  • Atención definitiva

El enfoque SAFE y el examen inicial se aplican a todas las emergencias. Un segundo examen completo que requiere la retirada de la ropa del deportista y la atención definitiva sólo se llevará realmente a cabo en un ambiente adecuado. Se puede realizar un segundo examen limitado al costado de la cancha para identificar problemas que puedan restringir los movimientos del jugador lesionado, por ejemplo, fractura abierta de tobillo, pero esto es más probable que ocurra en la enfermería o en la ambulancia. No debería haber demoras en el traslado al hospital del jugador para permitir el segundo examen cuando hubiera problemas con amenaza de vida o lesiones en la que el tiempo sea crítico.