Introducción

La rápida evaluación de la adecuabilidad de la vía aérea y la intervención oportuna para despejar cualquier obstrucción son fundamentales para el manejo de un deportista lesionado.

Una vía aérea obstruida conducirá rápidamente a la hipoxia, hipercapnia y al deterioro en la condición del deportista. En última instancia, una vía aérea obstruida puede llevar a la muerte. La gravedad de esta condición es el motivo por el que se coloca al principio de la evaluación primaria. En otras palabras, una vez que el rescatista ha determinado que es seguro abordar al jugador, la primera cosa a evaluar (y tratar si es necesario) es la vía aérea. Esto se hace normalmente junto con el control de la columna cervical.

La mayoría de los episodios de obstrucción de vías aérea se pueden manejar fácilmente con maniobras simples. La clave del éxito es el reconocimiento temprano y uno siempre debe sospechar de un compromiso real o potencial de las vías aéreas. Las situaciones que requieran intervenciones más avanzadas son raras en el deporte, pero los médicos deben ser conscientes de la posibilidad de una obstrucción de la vía respiratoria y estar preparados para manejarla adecuadamente en caso de necesidad.